noticiasdelfrente

Red Universitaria de Comunicación

Un camino de destrucción del medio ambiente

>UNC – Vaquerías |

Cuando se habla se sequía y recalentamiento global se trata de buscar sus causas en complejos e imperceptibles cambios en la atmósfera y polución de gases que generan un efecto invernadero sobre el planeta.

Para justificar las sequías se menciona el cambio de ciclos de las lluvias, pronunciándose los periodos de baja precipitación como un elemento fundamental para explicar la ausencia del líquido elemento para el consumo.

Desde las instituciones académicas, del gobierno y las empresas privadas de aguas se pretende “generar conciencia” para un uso razonable y protección del vital fluido. ¿Pero qué sucede cuando en el mismo patio de estos, como es la reserva natural de Vaquerías, a cargo de la obra social universitaria DASPU, pero perteneciente a la UNC, se violan los más elementales criterios de preservación del medio ambiento en función de favorecer los caminos del turismo y posibles emprendimientos inmobiliarios?

Vecinxs autoconvocados de Valle Hermoso han prendido luces de alarma por el daño ocasionado sobre el lecho del arroyo Vaquerías y las hectáreas que están dentro de la reserva natural.

El daño ocasionado es de tal magnitud que el arroyo ha quedado tapado por sedimentos arrojados por la empresa Briítos, la constructora encargada de ejecutar la obra de construcción del camino del Cuadrado en la ruta E57.

Lxs vecinxs han denunciado que hay zonas donde el recorrido del arroyo ha cambiado varias veces y que se han tapado varias vertientes del mismo. Es de tal magnitud el deterioro, que las laderas de las sierras han quedado tapadas por las rocas removidas para la construcción del camino del Cuadrado. En esta salvaje actitud, se usa el arroyo como baldío para depositar escombros. En ciertos tramos se observan hasta 4 metros de sedimentos rocosos sobre lo que era el lecho del arroyo.

Con la pérdida del arroyo Vaquerías, el tapado de vertientes, la alteración del cause del mismo, las destrucción de la flora y la fauna del lugar, no es muy difícil imaginar dónde está la causa y responsables de la crisis hídrica que se vive en las sierras de Córdoba.

Desde el gobierno provincial se anuncia publicitariamente que “Córdoba (es) entre todos”, pero la reflexión que se desprende a vista de lo hecho para construir el camino del Cuadrado, es que Córdoba es pese a todos, negocio de las empresas y retornos para los funcionarios.

En los próximos días se inaugurará este camino y entre bombos y platillos quedará anunciada la destrucción de zonas tan vitales para la vida quedando pendiente para las próximas generaciones el saneado de los kilómetros desbastados.

¿Será que la UNC mantendrá, como tras la destrucción de la Casa de la Tejas, un “prudente” silencio en pos del “progreso”?.

Anuncios

10 mayo, 2011 Posted by | DASPU | Deja un comentario

>Y los 300 mil ¿dónde están?

>

Córdoba | Mancini iría a juicio por la defraudación a DASPU

El pasado 11 de noviembre la Justicia Provincial elevó a juicio la denuncia iniciada por representantes de ADIUC contra el Ing. Carlos Mancini -quien fuera presidente de DASPU hasta el año 2006-, por el supuesto delito de “Defraudación por Administración Fraudulenta”.
Cuando el ex presidente de DASPU fue citado a declarar por el Fiscal de Instrucción, el imputado expuso que “negaba el hecho que se le imputaba por lo cual se abstenía de seguir declarando y no tener nada mas que decir”; pretendiendo de esto modo quedar ajeno a toda responsabilidad sobre el destino de unos 300 mil pesos de la obra social universitaria.
En diálogo con Noticias del Frente, Adrián Oitana (actual integrante de la Comisión Fiscalizadora de DASPU) sostuvo que:“Su último acto, aunque no el único, fue disponer la venta de bonos del activo de la obra social. Valiéndose de una torpeza que denunciamos oportunamente los vocales de ADIUC (David Dib y el propio Oitana), el ex presidente vendió una cantidad no autorizada de bonos, y lo que vendió de más no lo ingresó a la obra social de los docentes y no docentes universitarios”.
Oitana relató que “en abril de 2006 el Directorio de DASPU había autorizado a Mancini a vender bonos por 400 mil pesos y el vendió 400 mil bonos, los cuales cotizaban a un valor nominal de $1,80. En consecuencia, la cifra se transformó en 700 mil pesos. La diferencia, entre lo autorizado y lo efectivamente obtenido de la venta, nunca ingresó a la obra social”. Luego “Mancini intentó ocultar esa sustracción con una maniobra, (la) de haber comprado expedientes de geriátricos a favor del PAMI”, pero no lo logró.
Los fondos sustraídos eran parte de las reservas financieras de la obra social que iban a ser utilizados para la infraestructura de la misma. “Cuando realizamos la denuncia”, recordó Oitana, “los entonces integrantes de la conducción de la obra social decidieron no apoyarnos porque apostaban a que no estábamos haciendo lo correcto. Recién cuando la Justicia le dio parte a la obra social, ya bajo la presidencia de Virginia Sosa, la DASPU se constituyó como demandante”.
En tanto, “las autoridades de la UNC nunca hicieron pública esta maniobra infame de Mancini” sentenció Oitana, para agregar: “todo ha corrido por cuenta de la Obra Social, donde un testigo importante en esta última etapa, en esta denuncia, es Juan Balussi”.
En el pedigrí de Mancini aparece la designación de personal ocioso dentro de la obra social hasta superpoblar la misma. También se destacan irregularidades por excedentes en los precios de compras por remodelación de la sede de Barrio Cofico. En dicha oportunidad, recordó Adrián Oitana, “fuimos David Dib y yo quienes denunciamos en la Justicia Provincial los sobreprecios pagados en más de un caso durante esa obra. No obstante, Mancini fue sobreseído por falta de mérito”.
Sobre la autoría de la defraudación que se le imputa actualmente al ex presidente de DASPU, el representante por ADIUC en la Comisión Fiscalizadora, sostuvo: “Mancini tiene mucho menos escrúpulos que talento y, por lo tanto, ha habido una acción maliciosa no sólo de él sino de otras personas, pero por sobre todas las cosas ha existido una mayoría automática funcionando dentro del Consejo y mucha irresponsabilidad en la Comisión Fiscalizadora, (cuyos integrantes) levantaban la mano sin compromiso y ni responsabilidad”.
Consultado sobre la posibilidad de que aparezca una línea de responsabilidades en el marco de este juicio, Oitana no lo descartó, pero apuntó: “el único que podía hacer este tipo de operaciones es el ex presidente de DASPU”, es decir, el hoy imputado Carlos Mancini.
Un aspecto llamativo e esta situación, que toca los bolsillos de los trabajadores de la Universidad Nacional de Córdoba, es el silencio oficial al respecto. Constatación de ello es que desde hace años no se convoca a una asamblea de afiliados de DASPU para informar el estado financiero de la obra social, eventuales usos dinerarios fraudulentos y, mucho menos, la elevación a juicio de posibles malversaciones, mostrando una actitud que resulta indignante no sólo al interior de la propia obra social sino de los correlatos políticos de sus funcionarios tanto durante la época del ex Rector González como de la actual. Vale en tal sentido señalar que, hasta el momento, la noticia de este juicio no se publicó en los portales web ni en los medios gráficos de la UNC y la DASPU.
Nada se dice. Es como si los 300 mil pesos faltantes desde fines de 2006 no hubiesen existido o bien fuesen un problema de carácter privado sólo achacable a Carlos Mancini.

3 diciembre, 2010 Posted by | DASPU | Deja un comentario